21 ene. 2009

Orden del desorden



Cuando me gradué, no sabía que hacer. Hice la maestría en arte, saqué mi diploma y necesitaba vivir de algo. Aún me acordaba del año antes de entrar a estudiar arte. Estaba sin trabajo y me sentía perfectamente inútil. No quería repetir eso por nada del mundo.

Unos años antes, al acabar mis estudios en la PUCP en Lima, mi profesora Carolina me dijo que si alguna vez decidiera enseñar, ella podía darme trabajo. Me acordé de sus palabras y pensé que no iba a perder nada si le escribía. Pronto me llegó su respuesta. Decía que tenía trabajo para mí, que podía dictar unos cursos de grabado. Me pareció increíble, un trabajo así en Praga jamás hubiera conseguido. Estaba feliz. Que bien que no tenía idea sobre lo que me esperaba...

Me puse a hacer todos los tramites necesarios. En aquella época los checos aun necesitabamos visa para viajar a Perú. En la embajada de Perú en Praga iba a pedir una visa de trabajo pero según me dijeron esa la tenía que pedir en Lima, cuando tendría el contrato de la universidad. Ellos solo me podían dar una visa de turista para después cambiarla. Pero para (supuestamente) facilitarme los trámites me dieron una visa oficial.

Después tuve que sacar las copias de mi diploma y del pasaporte. Legalizarlas, dejarlas traducir al español y legalizar las traducciones. Por conseguir los sellos requeridos tuve que hacer un recorrido por el notario, la traductora, ministerio de justicia, el corte municipal, ministerio de educacion y ministerio de relaciones exteriores. Todo el recorido lo hice en una semana y aunque tuve que pagar por cada sello, todo marchaba bien, según las instrucciones que recibí en el principio.

Llegué a Lima, empecé a trabajar. Tenía cuatro cursos y veinte horas semanales. Pasó un mes y yo no había recibido ningun sueldo porque la universidad no me había hecho mi contrato. Aparecieron problemas de los que nadie me había avisado antes. Me daba la impresion como si fuera primera extranjera que vino a trabajar legalmente a Perú. Ninguno de los responsables en las oficinas por los que transitaba me sabía dar instrucciones claras. Siempre aparecía algun sello o autorización que faltaba y que seguramente fue lo ultimo. En principio les creía, pero después de un tiempo estaba convencida de que simplemente inventaban. Aquí les haré una breve recapitulacion del proceso.

Primero fui a migraciones donde pretendía a cambiar mi visa oficial por visa de trabajo. Tuve que boxear para poder entrar al edificio, pero igual no me servía. Un señor „tramitador“ me ofreció sus servicios, pero yo creía que podía hacerlo por mi propia cuenta. Que ingenua! Me mandaron al ministerio de relaciones exteriores para legalizar mis papeles. Pero faltaban unos sellos... Fui al notario para legalizar mi visa. Volví al ministerio para legalizar la copia del diploma. Ahí recién me enteré de que la copia legalizada de Praga no era valida en Perú. Tenía que ser traducida por un traductor oficial peruano. Llamé a la embajada checa para preguntar que si me podían ayudar a conseguir el traductor. Me informaron de que en Perú no había una persona que pudiera hacerlo. Por eso lo hacen en la Rep. Checa. Volví al ministerio y les repetí lo que me dijeron los oficiales checos. Esperaba que aceptaran mi traduccion, pero me había equivocado. Me sorprendieron con la demanda de una constancia de la consul sobre el hecho de la no-existencia del traductor oficial. Ahí fue cuando me empecé a sentir parte de una novela de Kafka.

Les dije que podían llamar a la consul para verificar la informacion, pero no, tenía que ser escrito. En la embajada solo se reieron. “Si te la piden, pues te la sacamos“ dijo la consul y firmó el papel con un gesto teatral. „Ojalá funccione. Con los peruanos nunca se sabe...“ me dijo. Igual no podían hacer mas por mí, dijeron y me regalaron unas revistas sobre mi patria en español. Entregué la constancia en el ministerio con curiosidad que iba faltar esta vez. Y... hay que decir que era muy creativo el encargado, porque había descubierto que la firma de la consul no estaba registrada! Caracho! Y ahora?

Mientras perdía mis esperanzas de poder trabajar legalmente en Perú, pasó otro mes. Pedí un anticipo en la uni y me lo dieron! Durante todo el tiempo me perseguían los aseguradores. No entendía bien porqué, les había explicado que no pensaba llegar a jubilarme en Perú, pero no les interesaba. Felizmente sin el contrato no podían hacer nada.

Al pasar el tercer mes mi supervisa oficial había vencido. Cuando quise prolongarlo resultó que era algo complicado, justamente por ser oficial. Ya ni me acuerdo bien cual era el problema. Solo recuerdo que varias veces esperé ante una oficina para no ser recibida nunca. No podía viajar fuera del país, tenía que asistir las clases. Ya solo faltaban unas semanas para el fin de semestre. Me tenían que pagar sí o sí. Y de repente se les ocurrió una idea genial en la oficina de salarios de la uni. Pagarme como profesora visitante en vez de profesora contratada. Increíble...

Se acercó la Navidad... Los burocratas se fueron de vacaciones. El encargado de mi visa no volvía hasta el Año Nuevo. Mi pasaje la tenía para el 31 de diciembre. Decidí olvidarme de él y disfrutar el tiempo que me quedaba. No había forma de estar legal... pues estaba ilegal. Y fue facil. Nadie me dijo nada incluso en el aeropuerto no hubo ningun problema. Ni me hicieron pagar la multa!

Lo bueno de todo eso fue que conocí bien el centro. Perdí el miedo de caminar por la avenida Abancay, el mercado central y mercado las Amazonas. He tenido varias conversaciones interesantes con taxistas, guachimánes y ambulantes. Hize buenas relaciones con vendedores de zapatos en las zapaterías que rodean el ministerio de relaciones exteriores. Me hubieran hecho muy buenos precios si es que hubiera necesitado zapatos.

Unos años después cruzaba la frontera en Tumbes. Mi visa había vencido unos días antes. Esperaba problemas y estaba curiosa que pasara. El policía me dijo que mi visa estaba vencida así que estaba ilegal. Entonces tenían derecho de tratarme como una delincuente y si quisieran, podrían meterme a la cárcel. Le pregunté que me aconsejaba a hacer. Primero dijo que debía volver a Lima y ahí ir a las migraciones. Le dije que no pensaba a hacerlo. Entonces, dijo, te entregamos a la policía de Tumbes. Pero no queremos problemas, dijo. Yo pregunté si no se podía areglar en la oficina de migraciones de Tumbes. El pata me mandó donde su colega. Entendía bien de que se trataba. Solo esperaba que me lo dijera, quería saber, como iba formular la frase... Pero creo que ellos pensaban que no entendía. El amigo que me acompañaba vino a preguntar que pasaba... y el policía cuando vio que era peruano me ignoró y empezó a referirse solo a el. „ Oe, hermano, no queremos hacer problemas, pero tu amiga...etc.“ Empezó la litanía y no terminaba hasta que mi amigo no le puso la plata en la mano. Ahí se calló y yo pude pasar.

12 comentarios:

Giancarlo dijo...

Disculpa en el Perú la burocracia es asi, molesta y arrogante es por falta de una cultura en valores y civismo; pero no todos somos asi creo que dan mala imagen a mi país y eso duele.

Por cierto tienes un castellano muy fluido, hermoso post eh

Dora dijo...

Giancarlo, mi imagen del Perú no es nada mala. Si fuera así, no le hubiera dedicado este blog. A parte de algunas experiencias malas he vivido muchísimas buenas, he conocido gente inteligente, abierta y cariñosa, consciente de la situacion en el país y con ganas de cambiarla.
Desde mis primeros momentos en Perú he tratado de aceptarlo con todo, con su pasado y presente, sus bellezas, pero también con su pobreza e informidad. Solo así se puede querer. Es igual en cualquier relacion: te enamoras de las bellezas(de la sierra y su aire fresco, los colores de las polleras en la puna...)pero no dejas de querer al conocer la cara mala(las barriadas, las aguas podridas de Rimac, la burocracia).
Y yo con Peru ya llevamos tiempo...

Gracias por comentar!

seimor dijo...

hola dora,
me gusto tu post. muy buen castellano el tuyo. no has pensado en trabajar de traductora del checo en el peru? (broma).
yo soy peruano viviendo en francia y mi experiencia con la burocracia local ha sido igualmente espantosa, salvo que nunca me pidieron plata, pero si me maltrataron y me trataron con desprecio. tal vez algun dia escriba sobre esas experiencias.
de hecho tuve un problema con mi pasaporte una vez entrando a tu pais en tren, porque a pesar de tener residencia en la union europea me pedian una visa!! en esa época todavia no eran espacio schengen... si fueron un poco toscos.
por supuesto no es la imagen que conservo de los checos. la he recordado recién ahora que lei tu post.
saludo y en la medida de lo posible trato de compartir esa disposicion tuya a encontrarle el lado amable a las cosas y no dejarse agobiar.

Dora dijo...

Hola Seimor!
Claro que se me ha ocurrido ser yo la única traductora checa en Perú! Pero probablemente no sería tan buen negocio... Lo que sí hemos pensado con una amiga alemana (que sí obtuvo la visa de trabajo en Perú)es hacer una página web con instruccuion detallada de como hacer. Aunque yo sospecho que como los peruanos son tan creativos y buenos en improvizar, inventarian nuevas situaciones y problemas, para no hacer funccionar ninun sistema.
Para no hablar mal solo de tus compatriotas, me es claro que aquí para los extranjeros las cosas no son mucho mejores. Tengo muchos amigos e incluso familiares extranjeros, para los que ir a migraciones es una pesadilla. El sistema es corrupto, conectado con mafia ruso-ukraniana... Las cosas mejoran poco y poco, pero si mejoran y yo tengo la suerte de ser de la generacion que vive los cambios.
pd: he intentado comentar en tu blog, pero no llegué a descubrir como se hacía

seimor dijo...

ja. da la casualidad que conozco el trámite, en una época era practicante de un estudio de abogados y todas las semanas iba al ministerio de trabajo en la avenida salaverry y luego a migraciones en la avenida españa a tramitar esos contratos de extranjeros y las visas correspondientes... lo he sufrido! me parece que ahora se encuentran los "textos unicos de procedimientos administrativos" con los requisitos publicados en las páginas webs correspondientes. pero claro, para un extranjero eso es más difícil. en realidad la cancillería y las embajadas tendrían que estar bien informadas también, si es que no es posible simplificar los trámites...

me gusta eso que me cuentas de ser la generación del cambio. yo lo vivi cuando estaba en la universidad, en la primera mitad de los 90, derrotado sendero luminoso, estabilizada la economía, uno creía. luego se supo de la corrupción y las violaciones de derechos humanos, y el modelo económico no produce integración... en fin, que un mejor país es una lucha (democratica y pacifica por cierto) y no una ilusion.

mi blog está nuevecito, quizá lo estaba editando cuando trataste de entrar. al final del texto tienes que hacer click en "aportes" (no logro cambiarle el color para que haga un mejor contraste).

Dora dijo...

Aah, entonces solo me faltaban amigos como tu!
Espero que escribas algo sobre la epoca del principio de los 90 en Peru, siempre me ha interesado mucho, un amigo que estudiaba en la agraria me conto algo pero siempre es bueno escuchar historias particulares.

JozeLuiz dijo...

Sabes Dora, la ilegalidad en el Peru es un estado normal, para la mayoría de peruanos ser "ilegal" es la única forma de vida posible... Debe ser una respuesta al sistema de exclusión general del país.

Recuerdo cuando estuvimos a las 4am en la Plaza de armas de Piura, y mientras conversábamos se acerco la policia municipal, yo en mi ciudad natal, en una plaza pública, y era un completo extraño para el sistema.

El sistema funciona, pero por alguna razón la mayoría de peruanos no saben para quién, lo más seguro es estar fuera de él.

Ningún peruano promedio siente el más mínimo interés por formar parte del país formal, todos saben que eso no existe, el país formal no ve la cotidianeidad, no entiende los problemas... no conoce a los peruanos, y en algunos casos tampoco le interesa conocerlos.

La corrupción es una cosa accesoria, algo que ha emergido en medio de toda esta burocracia, y que emerge en todos los lugares del mundo donde hay dificultades para el acceso.

Por eso acá hay ese sinismo, esa complacencia, todos saben que anadie le interesa ser formal, y a nadie le importa el hecho, la burocracia no espera que alguien cumpla los procedimientos, pues si necesita hacerlos es porque tiene alguna obligación extrema, en cuyo caso los hará así fueran estos imposibles de cumplir...


viniendo de otro contexto me imagino que la decepción por la ineficiencia y la burocracia es lo primero que salta a la vista... es un folklor difícil de entender... Pero es cierto hay un orden tras ese desorden, el caos es sólo un orden el cual somos incapaces de ver... y todo tiene que ver con todo... con los años de violencia política, con los surfistas en barranco, en punta rocas, en Máncora, con los intelectuales estudiantes universitarios, con burbujas dentro de burbujas, con los techos de asbesto de la Facultad de Arte de la PUCP, con el juicio a Fujimori, con los tramitadores de la avenida Abancay...

Atraviesa todo y deja burbujas multicolores que se rompen en plumas y se esparcen y dejan un olor a azul en el ambiente.. que envuelve el ciclo natural que hemos elegido, si hemos tenido la suerte de poder elegir uno, como el que oscila entre Praga y Lima para ti.

Aunque la mayoría de las veces no lo entendamos. ¿Te imaginas lo que ocurriera si lo entendiéramos todo?. Habría que volver a buscar una ilusión, una quimera que nos haga respirar otra vez.

Dora dijo...

Entender sí lo entiendo. Pero me llega... La situacion en Checoslovaquia antes del año 1989 estaba peor que en el Perú ahora. Conozco los sistemas paralelos que creaba la gente para poder sobrevivir en un sistema que no funccionaba. Pero hay actividades positivas y negativas. Hay gente que simplemente se conforma con la situacion y trata de sacarle provecho. Y otros que buscan vías paralelas para llegar a un objetivo que no es posible obtener de una manera legal. La verdad, yo tampoco quisiera ser parte del Perú formal, siendo el que es. El mundo informal me cae mucho mejor. Pero yo considero a esos policías coruptos parte del Perú formal, simplemente porque los políticos saben que eso pasa y no hacen nada contra ello.
Mi experiencia es que uno puede cambiar algunas cosas. La gente que hizo el cambio en mi país no fue gente rica ni poderosa, fueron intelectuales, artistas y estudiantes.
Pero tambien, confieso, que no lo entiendo. No sé que habría que hacer para mejorarlo. A veces pienso que el Perú no debiera ser un país, o sea no hay una razón buena para que lo fuera si no se puede gobernar y la gente no se considera parte de un solo sujeto.

JozeLuiz dijo...

Ah Dora, pero por supuesto que hay muchísimo por hacer y que han habido y habrán cambios y que todo es una oportunidad para lograrlo... hay muchas ineficiencias que van desapareciendo... Y no es que a nadie le importe, romper esos círculos viciosos y convertirlos en círculos virtuosos es tarea dura, pero se está haciendo.

Y es cierto, existen varios Perú, en el imaginario de la gente hay cada Perú distinto, el saberse parte de una complejidad irracional es lo que nos define, un todo que nos supera. Pero que no podemos dejar de querer de tantas maneras distintas...

Desde tus ojos veo mi país ahora, la inmadurez emocional, la decidia, la simpleza, y el admirable instinto de supervivencia, la inconmensurable ternura del que ha aprendido a ser feliz con cosas que en realidad no entiende, ese acto de fe a veces suicida, a veces envidiable.

Es que hay una inenarrable fuerza telúrica, profunda, que nos ata, a eso llamado Perú. Cuando he estado fuera del Perú y me he preguntado porque ando tan vacío, que me hace falta del Perú... nunca supe responderme. Miraba desde la ventana del avión, e iba apareciendo el Perú...todo por hacer, así me he sentido cada vez que he vuelto. El que iba vacío siempre era yo, porque el Perú soy yo... fue la última respuesta la última vez que aterrice en Lima.

Dora dijo...

Joze Luis, me gusta tu forma de pensar. Escribes muy bien.
Estaba recordando de que estabamos hablando aquella noche en la plaza de Piura... estabamos hablando? O pasamos las largas horas callados? Mas probable veo el variante II. Estoy muy contenta de poder ahora intercambiar las ideas contigo.

Anónimo dijo...

Hola Dora!, de alguna manera llegue a tu blog, me encontraba buscando traducciones oficiales del español al checho en Lima, y es que quizás realice estudios de doctorado en república checa en la ciudad České Budějovice (Vodnany), me llamo mucho la atención la forma y fondo con la escribes sobre Peru, y me pregunto que tanto me podría esperar en Republica Checa, que historia podría vivir en tu país. Por cierto no encuentro ningún traductor
oficial en Lima. Si me encuentro temeroso, ya que republica checa se me hace tan lejana, una sociedad diferente a mi y a mis costumbres, desde tu punto de vista que encontraría un peruano en tu país?

Dora dijo...

Hola, gracias por escribir, si quieres, mandame tu correo electronico (no lo voy a publicar) y nos podemos comunicar inbox!