8 mar. 2009

Observaciones de la playa II.




Una cosa que tambien me llamó la atencion es la relacion de los peruanos con el cuerpo. Para mí el Perú siempre ha sido un lugar donde lo físico se sentía muy intenso. No quiero que suene mal. Me explico: cuando vine a Perú, la realidad atacó mis sentidos con una fuerza inesperada. El aire nunca estaba sin olor, olía a fritura, a mar, a pescado, a smog, a humo, a sudor. La gente siempre estaba muy cerca, en las calles, en los micros. Los colores siempre muy puros y fuertes, atacandome de todos lados. Los sabores...mmm... intensos, picantes, dulces. Y los sonidos igual, fuertes y demasiados. Y los peruanos disfrutando de todo eso, excitandose con sus cumbias, emocionandose con sus huaynitos, comiendo toneladas de ají y endulzandose la vida con los picarones y Sublimes... Buscando siempre todos los placeres que la vida ofrece.

No sé si es por el clima cálido, o es una cuestion cultural. Yo creo que se da tanta importancia a las cosas banales justo por no ser tan banales como parecen. En Perú no todos tienen comida suficiente, ni pueden divertirse todos los días y tal vez por eso sigue siendo algo tan especial. Nunca en mi vida he tenido tantas conversaciones sobre la comida como en Perú. En Europa nadie se emociona con la comida de tal manera como los peruanos, cuando se van a comer „el cevichito“, y todos alrededor inmediatamente saltan: ayy qué rico! A los europeos les emocionan pocas cosas.

Pero quería hablar de otra cosa que podía observar en la playa. Del pudor. Observando las maniobras que hacía la gente con las toallas al cambiarse me parecía exagerado. Incluso a los niños pequeñitos los hacían entrenar aunque podían tranquilamente andar calatos (qué?!). Claro que decidí asimilarme para no provocar, pero en mi patria no me hago tanto rollo. Para que? Una peruana una vez me dijo que nosotros (los gringos) no valoramos nuestro cuerpo. (Se refería a una chica israelí que dormía en un cuarto compartido de un hospedaje en un short sin taparse). Algunos peruanos lo llaman „ser liberal“. Yo diría que, tal vez, en algunos sentidos, somos mas relajados (pero seguramente no en todos los que se imaginan).


A mí no me parecería raro cambiarme en la playa sin amarrarme la toalla, pero no termina extrañarme que en la mitad de los programas en la tele peruana salen mujeres semidesnudas, acompañando así no solo programas de musica sino salen tambien en programas infantiles y hasta en las discusiones politicas pueden aparecer por ahí haciendo el fondo. Hasta creo que es una profesion que tiene un nombre.

Lo que más me gustaba de la playa fue observar a las familias serranas que venían los domingos con sus gaseosas de 1,5l. Venían las mujeres, abuelitas, niños, todos. Se sentaban muy cerca a la orilla y siempre se dejaban sorprender por la marea que subía hasta arriba. Saltaban, gritaban y se sentaban de nuevo, un poquito mas lejos. Una de las mujeres, madre de un par de chibolos, se quito las capas de su pollera y se quedó solo con la de arriba y así se dejaba mojar todita. Como se reía y corría dentro del agua, el cabello largo se le pegaba a la cara, se veía como una niña de quince años. Se quedaron horas, hasta que bajó el sol.

7 comentarios:

Alcides Velazco dijo...

Dora:
Escribes tan bien, no sabes lo mucho que me divierto con tus anecdotas, son encantadoras!, ahora que se que "los peruanos tenemos mucha facilidad de preguntar cosas a las gringas como tu" no se me ocurre preguntarte nada, talves despues.

ah, solo una cosa, no dejes de escribir, por favor!

Dora dijo...

Hola!
No sabes que tanto necesitaba recibir un comentario así! Hace poco he recibido una critica muy fuerte de parte de una amiga y estaba a punto de renunciar a escribir... Sé que no es perfecto pero ahora no soy capaz de escribir mejor, pero prometo que me esforzaré! Gracias!!!

Anónimo dijo...

tu espanol es impresionante Dorita, me siento re-orgullosa de que te sientas tan peruana - o no- de sentir las diferencias y cercanias que pocos de nosotros estando dentro apreciamos.
Tus sensaciones, la descripcion tan certera de tus emociones, del sabor y el color que le das a cada una de tus observaciones, tu perspectiva, todo.
Me llenaste el dia!
gracias!

Jessica

MariCarmen dijo...

procuro leerte siempre porq eres de las pocas personas q realmente siento q medita muchísimo sobre lo q escribe, en donde el tema son los demás (aún más q tú) y todo lo q dices, lo dices con el corazón ^^.

acá tienes una fan!

Dora dijo...

Gracias Jessi, gracias MariCarmen, la verdad es que mi corazon es mi motivo mas furte para escribir, el otro es e el hecho de no ser peruana, o sea la vista desde fuera que me gustaria recibir de los extranjeros sobre mi país. Lo que me falta aprender es analizar y hacer conclusiones para darle orden a ese caos emocional...jaja!
Besos!

Dora dijo...

Aaah, me hubiera olvidado decirles que la motivacion mas grande que tengo son ustedes!

JozeLuiz dijo...

El Pudor...

Ahora que lo reflexiono es una cosa rara esta.

Pero creo que, y lo describes muy bien, es el pudor al "acto de desnudamiento", por decrilod e algún modo .. tal vez sea una cuestión emocional con fuertes raíces culturales. Tal vez también notaste este hábito raro de hablar bajito, de los "itos" (por favorcito, no sea malito, solo un ratito, etc...) y esa actitud tan rar en gente aún con personalidad fuerte.

Pero ¿qué será? ... Ese temor a que vean como te "desvistes", más allá a que después no tengas ningún problema en andar semidesnudo caminando por alli...